La publicidad en internet tiene un nuevo enemigo: el malwertizing.

 

Por si no teníamos bastante con luchar contra todos esos banners que se despliegan en pantalla mientras navegamos, esos anuncios que ocupan toda la pantalla o los vídeos que se inician automáticamente, ahora tenemos que luchar contra un nuevo enemigo: el malwertizing.

En general, todos sabemos que determinados anuncios, especialmente los relacionados con la pornografía, páginas de descarga o software gratuito, suelen derivar en páginas que pueden infectar nuestros equipos con malware. Pero el malwertizing va un paso más allá: el cibercriminal en cuestión paga por colgar su anuncio en una página legalmente o infecta con malware el código de otros anunciantes legales.

Además de desconfiar de los anuncios sospechosos y utilizar navegadores que bloqueen scripts ajenos, poco podemos hacer por evitar este mal…

 

 



Los Comentarios están cerrados.