¿Irías a un restaurante que no te recomiendan tus amistades?

Opinión de los amigos

 

Todos nos hemos visto en la situación con amigos en la que alguien opina sobre el último restaurante abierto en la ciudad o sobre la calidad del servicio y los platos. Pero ¿hasta qué punto damos credibilidad a la opinión de nuestras amistades? ¿Somos capaces de no ir a un restaurante porque nuestro círculo más cercano no lo recomienda?

En un mundo en el que la información corre como la pólvora, es difícil discernir entre la información que nos es útil y la desechable. Ahí entra en juego la persona portadora de dicha información, pues no valoramos igual una opinión procedente de un amigo que de un extraño. Los amigos funcionan como un círculo de confianza. Escuchamos sus opiniones e incluso las seguimos. Entendemos que no hay motivo aparente para que nos mientan y por ello les damos la garantía extra de veracidad. 

Verdad es que si sólo un amigo nos habla mal de un restaurante y los demás nos lo recomiendan, posiblemente le demos una oportunidad. Diferente es que más de uno nos tumbe la idea.

Ya no sólo nos basamos en la opinión en plataformas como Tripadvisor, Foursquare en las que podemos valorar el establecimiento según la calidad, limpieza, rapidez y buen servicio. Ahora buscamos la opinión de alguien que no nos mentirá, nuestro amigo. El restaurante que haya hecho los deberes y haya dejado contento a sus comensales, estará contento ante dicho rumor… El que se haya equivocado, deberá replantearse la estrategia de marketing a seguir. 

Y tú ¿Irías a un restaurante que no te recomiendan tus amigos?



Los Comentarios están cerrados.