Acción, reacción y Volkswagen

El original del empleado por la marca

 

Hay hechos que, de ser registrados, pueden cambiar la dirección de una empresa. Uno de estos casos lo conocimos con las banderolas de Heineken en un evento de peleas de perros. Pero hay ocasiones en las que estos hechos y las marcas pueden jugar en la misma dirección. Este es el caso que vamos a tratar hoy.

 

La semana pasada comenzaron a circular por internet una serie de imágenes de un suceso cuanto menos curioso. Un elefante adulto se encontró con un coche y no se le ocurrió otra cosa que ponerse a rascarse con él. El caso es que dicho coche era un Volkswagen Polo y esto, por supuesto, ha sido aprovechado. La marca adaptó la imagen para hacerla “suya” y fue lanzada a las redes sociales. Un caso genial de acción-reacción.

 

X)

 

 

 



Los Comentarios están cerrados.